Tel: 971 65 50 70 -

Un marisco para celebraciones: las cigalas

Un marisco para celebraciones: las cigalas

Uno de los muchos platos que se pueden pedir en un restaurante de mariscos en Mallorca es el de cigalas, ya sean cocidas o a la parrilla, uno de los mariscos que no está entre los más populares entre los consumidores (por delante están siempre las gambas o los langostinos), pero que tampoco tiene detractores.

Sobre las nécoras, la langosta o los percebes puede haber más discrepancias en cuanto a gustos, pero cuando hablamos de las cigalas que ofrecemos en el Restaurante Marisol se podría decir que gustan a casi todo el mundo, pero de una forma más bien discreta. Quizá por no ser tan habituales en las mesas como sí pueden ser las gambas o los langostinos, se asocian más a celebraciones especiales, cumpleaños, homenajes, etc.

Las cigalas en los restaurantes de mariscos en Mallorca pueden tener diferentes tamaños. Así las cosas, los ejemplos de este crustáceo más pequeños, que adquieren el nombre popular de grillo, pesan alrededor de 40 gramos, pero las cigalas más grandes, las habituales y conocida como troncos, suelen rondar los 200 gramos.

Lo que sí es fundamental para consumir una cigala de buena calidad es que sea fresca, porque se trata de un crustáceo que no aguanta mucho tiempo fuera del agua, motivo por el cual su precio no puede decirse que sea del todo asequible en los mercados. Además, al contrario que las nécoras y otros mariscos, el sexo no influye demasiado ni en su calidad ni en su tamaño, aunque es cierto que hay quienes consideran que las hembras son más exquisitas, pero los machos suelen presentar un tamaño algo mayor y eso se nota en la tajada de la cola.





haz clic para copiar mailmail copiado